Hay tres lecciones en el último episodio de Juego de Tronos…

… que deberíamos grabarnos a fuego! jajaja vale… igual no ha tenido gracia pero lo cierto es que no todo en el último episodio de Juego de Tronos como os comenté ayer me parece malo. De hecho, creo que hay tres lecciones que deberíamos aprender y no olvidar nunca.

  • El poder (y la codicia que conlleva) es el problema y es que creo que a nadie se le escapa que Drogon entendió perfectamente que lo que realmente había matado a su madre era la ambición por el Trono de Hierro.

 

tres lecciones que aprendimos

Uno de los momentos más bonitos del final de Juego de Tronos

  • El amor y fidelidad de nuestras mascotas/ hijos: y es que tanto Fantasma como Drogon, demuestran un amor incondicional hacia sus “amos” o en el caso de Drogon hacia su madre. Esta claro que no podemos olvidar su condición de animales, pero son seres vivos con un corazón enorme que nos quieren y nos regalan su amor incondicional. Hay que cuidarlos y respetarlos y ahora que llega verano, por favor, no los abandonéis.
jon nieve fantasma

Ya sabéis que amo a los animales

  • La importancia de la historia y la memoria histórica. Finalmente vemos a Brand en el trono tras un sabio monólogo de Tyrion en el que remarca que todos han perdido a muchos seres queridos por el camino y que todo ha sido por culpa de la historia y de su pasado y que lo mejor es que el rey sea alguien capaz de recordar cómo se ha llegado a este punto, para evitar que vuelva a suceder. Ahí lo dejo…
Tyrion Lannister

Tyrion Lanniester siempre ha tenido reflexiones muy buenas

Y creo que podría seguir escribiendo sobre la serie, que he de confesar que deja un enorme vacío… pero bueno toca pasar página.

Written by Mavi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *