Desde la temporada pasada el candy iba acercándose a nuestros armarios invernales. Por mi encantada de añadir color y alegría a los días cortos y fríos de invierno y por supuesto a todos los looks y más con prendas tan calentitas como esta.

La semana pasada tuve una reunión y aproveché para estrenar este abrigo. Me recuerda a los que llevaba para ir al colegio, podía ser de muchas maneras y tejidos, con capucha, sin capucha, una parla, con pelo en el cuello, con puños de lana, daba igual como fuese, la condición indispensable era que fuese de color rosa. Creo que en plena crisis de treintañera, son estas prendas o estos detalles que me recuerdan a mi infancia, los que más me llaman la atención.

Os dejo algunas fotos, por cierto, como la mayoría con estos tiempos locos llevaba un resfriado considerable y sí, el pelo medio mojado, pero la cosa no fue a más. ¡espero que os gusten! 

Abrigo: Oasap 
Vestido: Calle 46 (tienda local)
Botines: Mustang
Bolso: Bimba y Lola
Colgante: Dulceida Jewelry
¡Un besazo y feliz fin de semana!

Written by Mavi

17 Comments

Patricia Moreno

Jajaja. Aunque yo estoy aun en la veintena también tenía un abrigo rosa largo cuando iba al cole. Es un clásico que se agradece que vuelva porque la verdad es que son muy bonitos y salimos un poco de los colores oscuros en invierno. Me encanta el que llevas, con ese forro de lanita lo hace más adorable y achuchable 🙂 Un beso y espero que lleves bien ese resfriado.

Reply
Amanda R.

Está muy mono! Con los días de frío como los que están haciendo últimamente, apetece mucho ponerse chaquetas con borreguito y capas y capas de cosas abrigaditas! Yo no me uno al rosa pastel, pero lo cambio por el color fucsia, que me encanta 😀
Un saludo!!

Amanda

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *