Hoy os hablo de nuestro viaje a Sudáfrica.

La primera parte de nuestra luna de miel fue de viaje a Sudáfrica. Tenía muchas ganas de visitar el continente africano así que aprovechamos la ocasión.

Normalmente, nos gusta ser nosotros quienes organizamos el viaje pero como solo teníamos dos meses para organizar la boda y el viaje, dejamos que una agencia hiciera el trabajo por nosotros. Nos organizó una ruta que empezaba en Johannesburgo, continuaba dos días en el Parque Kruger y terminaba en Cape Town. Por supuesto, incluía visitar a Pretoria y a otros pueblos, ciudades y monumentos naturales que no te puedes perder.

En primer lugar, destacar que Sudáfrica tiene una muy marcada herencia Inglesa, Holandesa y Portuguesa por lo que nos sentimos muy cómodos en cuanto a horarios, dieta y demás, por supuesto, sin dejar de lado su esencia. Tiene tres lenguas oficiales: el inglés, el zulú y el afrikaans. Esto también hace más cómodo el viaje.

Confieso que en Johannesburgo, donde solo pasamos una noche no salimos del hotel. Os pongo en situación: después de casi 24h despiertos por el mundo, el hotel era enorme en plan parque temático. En el hotel, nos ofrecieron la posibilidad de hacer una excursión organizada por ellos a Sowete, lugar donde vivió Nelson Mandela. No nos recomendaban coger un taxi, ni irnos por nuestra cuenta, nos decían que no era muy seguro, el caso es que como estábamos cansados, decidimos quedarnos pues al día siguiente nos esperaban Mpumalanga donde vimos el tercer cañón más grande del mundo; Bourkes Luck Potholes y varios pueblos de camino al Parque Kruger.

En el Parque Kruger

El Parke Krüger, es una reserva natural de más de 300km donde los animales vive en libertad y están protegidos de los malditos cazadores furtivos. Fuimos a primera hora, pues hay un número limitado de visitantes al día para no molestar a los animales. Fuimos en un jeep a la búsqueda de los 5 grandes: el león, el elefante, el búfalo, el leopardo y el rinoceronte. He de deciros, que no es como en las películas y que por seguridad no se puede bajar del jeep. Son unas cinco horas dando vueltas por el parque pero os aseguro que cuando encuentras un animal, aunque solo sea una culebra de un palmo (que resultó ser una culebra ciega asesina o algo así) es una auténtica satisfacción.

Después del parque Kruger, visitamos Pretoria, capital  administrativa del país y donde está la estatua a Nelson Mandela de 9 metros de altura en terrenos del complejo de edificios Union Buildings, donde Mandela pronunció su discurso inaugural después de ser proclamado el primer presidente negro de Sudáfrica en 1994.

Y de ahí, nos fuimos a Cape Town, la ciudad que más me gustó de Sudáfrica, pero esto lo dejo para la semana que viene, que tengo que contaros muchas cosas y si no se va a hacer eterno jejej De momento, os dejo algunas fotos de esta primera parte del viaje a Sudáfrica.

Os dejo aquí  y aquí  el detalle de algunos de mis looks.

¡Un besazo enorme de martes! 

visitar-africa

Bourkes Luck Potholes

Mpumalanga

Mpumalanga

travel bloggers

Bourkes Luck Potholes

Parque Kruger

Parque Kruger

Nuestro hotel en Kruger

Nuestro hotel en Kruger

Written by Mavi

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aceptar terminos y condiciones*